Los Churros: Su Historia ♥

 

colazione-spagnola-1 En furgonetas, caravanas, cafeterías y menús de postres… Ha llegado el churro.

Los churros, sabrosos palos de masa rehogados, espolvoreados con azúcar y servidos con chocolate caliente para mojar, son desde hace tiempo el desayuno y tentempié post-fiesta preferido por todo el mundo, donde las churrerías son a menudo los primeros establecimientos de restauración en abrir por la mañana y los últimos en cerrar por la noche.

Se popularizaron rápidamente en México y Sudamérica y ahora por fin seducen a Londres con sus pegajosos y aceitosos encantos.

productos_churros_rellenosEl churro tiene una larga y venerada historia, que otorga a este tentempié un estatus casi místico. No comienza en España, sino en China, donde los mercaderes portugueses degustaron por primera vez el youtiao, tiras de masa frita dorada y salada consumidas tradicionalmente durante el desayuno.
El churro nació cuando los portugueses recrearon este manjar en la Península Ibérica, añadiendo azúcar en lugar de sal e introduciendo su ahora familiar forma de estrella.

En China, youtiao se traduce como “demonio frito en aceite”; este tentempié se servía originalmente en pares, que simbolizaban a Qin Hui, funcionario de la dinastía Song, y a su esposa, los “demonios” responsables del fallecimiento de un respetado general.

En España se perdió esta referencia popular y el churro recibe su nombre de la oveja churra, por el supuesto parecido con sus cuernos.

Fueron los pastores españoles quienes popularizaron este plato. Como trabajaban en terrenos montañosos aislados durante semanas y meses, no tenían acceso a pan fresco y emplearon por tanto la idea del youtiao para crear su propio sucedáneo usando solamente harina, agua, aceite y una hoguera.

Mientras los conquistadores llevaban los churros a Sudamérica, traían de allá chocolate y grandes cantidades de azúcar, convirtiendo los sosos palos de masa en una sensación dulce.

Ya en Sudamérica, el churro continuó evolucionando desde un palo delgado y soso a una especialidad rellena y más gruesa, con variaciones según la región.

 

 


Receta 

Ingredientes:
  • 250 gr. de harina trigo.
  • 250 ml. de agua.
  • Sal.
  • 2 cucharadas de Aceite de Girasol Masiasol para freír.
Preparación: 
  • Paso 1

    Tamizamos la harina. En un cazo, añadimos agua, sal y aceite. Llevamos a ebullición y apagamos el fuego.

  • Paso 2

    Incorporamos la harina de golpe y removemos, hasta conseguir una masa homogénea. Dejamos templar la masa y metemos la elaboración en una churrera.

  • Paso 3

    Calentamos abundante Aceite de Girasol Masiasol La Masía. Freímos y reservamos sobre papel absorbente.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s